JOYAS DE PIEDRAS PRECIOSAS DE ORIGEN ÉTICO
Certificado de autenticidad

Mantener sus joyas con el mejor aspecto en todo momento no tiene por qué ser una tarea difícil o costosa. Aquí hay algunos sencillos consejos a seguir para preservar el brillo y esplendor de sus joyas, gemas y piedras preciosas.


EMPLEE UN PAÑO LIMPIA JOYAS
La mayoría de las veces, un pulido rápido con un paño limpia joyas eliminará las manchas de metal y mantendrá las gemas con un aspecto brillante.


COMPRUEBE LA DUREZA Y LAS PROPIEDADES DE LAS GEMAS EN SU JOYERÍA
Una piedra preciosa dura se beneficiará de un cepillo suave con una solución tibia, mientras que las piedras semipreciosas más suaves pueden rayarse con dicho tratamiento. Asegúrese siempre de utilizar un cepillo suave y de cerdas suaves independientemente de las joyas. Las piedras preciosas se clasifican por su dureza a través de la escala de Mohs. Puede encontrar más información sobre la dureza de las piedras preciosas aquí.


MANTENGA LAS GEMAS EN UNA TEMPERATURA FRESCA
Asegúrese de que sus gemas permanecen en lugares con temperatura media. Las piedras semipreciosas más blandas pueden ser vulnerables en condiciones de frío o calor excesivo y también a la limpieza con vapor o ultrasónica. En caso de duda contacte con nosotros.


DEJE TODO EN SU LUGAR
Guarde sus joyas en su caja de exhibición original o en una caja de joyas y guárdelas en un lugar seguro.


EVITE LA EXPOSICIÓN A COSMÉTICOS, PERFUMES O QUÍMICOS
Trate de mantener distancia con dichos productos cuando use sus joyas o las exhiba. Algunas piedras preciosas son sensibles a las propiedades ácidas de los productos de limpieza, perfumes, aerosoles y más. Por ejemplo, sólo será necesario pulir la malaquita con un paño limpio en lugar de usar una solución de jabón a base de amoníaco como lo haría con un diamante. El metal también puede dañarse o decolorarse con la exposición a productos químicos como el cloro y la lejía.


LA PRÁCTICA HACE LA PERFECCIÓN
Revise sus joyas con regularidad en busca de suciedad o acumulación de aceite y límpielas en consecuencia.